La fimosis, causas

Entendiendo la fimosis:


Los hombres que padecen la fimosis, tienen dificultades para tirar el prepucio más allá del glande o cabeza del pene, y aunque esto es normal en los bebés y los niños, a veces puede continuar en la edad adulta.

La cirugía, terapias manuales, medicamentos y cremas, son algunos de los tratamientos disponibles para los hombres que sufren de este problema de salud.

Después de la pubertad, la gran mayoría de los hombres no circuncidados no pueden retraer completamente el prepucio de la cabeza del pene, tanto en estado flácido o erecto. No es raro que los hombres sean incapaces de lograr la retracción completa hasta la edad adulta.

La fimosis es una condición en la que el prepucio es demasiado estrecho lo cual significa que no puede ser fácilmente retirado de la cabeza del pene. 


La fimosis tiene el potencial de causar una infección o un dolor considerable durante la actividad intima. 

Si un prepucio estrecho no recogido del todo durante el acto sexual, queda atrapado debajo de la cabeza del pene haciendo que este se hinche, se conoce como parafimosis.

Para ser capaz de poner esto en contexto, es necesario explorar la estructura del pene. La parte superior o casco del pene se conoce como el glande. El prepucio está unido bajo el meato uretral (agujero para eliminar orina) por un poco de piel llamada frenillo, que resulta ser exactamente igual que el trozo de piel que une la lengua hasta el fondo de la boca.

El frenillo actúa como una banda de goma durante el acto sexual para ayudar a tirar del prepucio sobre el glande del pene en la contracción.

A veces, el frenillo puede ser demasiado corto, una afección denominada "frenillo breve",  impide que el prepucio se retraiga por completo al tener relaciones sexuales.

Así que resumiendo, hay tres principales problemas potenciales sobre el prepucio:

-La fimosis Clásica:

Cuando el prepucio es demasiado estrecho y no puede ser fácilmente retraído sobre la cabeza del pene;

-La parafimosis:
Cuando el prepucio puede retraerse, pero el resultado es que se queda pegado por debajo de la parte superior del pene;

-Frenillo breve:
Cuando frenillo es demasiado corto para apoyar la plena retracción del prepucio.

Los tres problemas pueden causar incomodidad, dificultad durante la micción y la infección potencial para el glande del pene, sin embargo, se pueden tratar y con frecuencia sin ninguna intervención quirúrgica utilizando tratamientos caseros simples como el estiramiento.

Mientras que algunos hombres encuentran la forma de vivir con la condición de la fimosis, debe tenerse en cuenta que:


El pene puede ser más complicado de limpiar y puede emitir malos olores producidos a partir de una sustancia del cuerpo llamada esmegma que se acumula debajo del prepucio, el esmegma es también propenso a la infección.

La actividad sexual con un prepucio que no se retrae, disminuye el placer y las sensaciones experimentadas

- Las relaciones intimas sin preservativo puede ser bastante doloroso porque el prepucio se ve obligado de nuevo al tener relaciones sexuales.

Así que realmente es una buena idea intentar tratar el problema. 

Muchos hombres avanzan en la vida afectados por la fimosis sin darse cuenta, ellos asumen que el malestar que experimentan es "normal" y que puede tener consecuencias negativas para su vida intima y la salud general.

Tratamiento de la fimosis:

fimosis-causas
Fimosis
La circuncisión es el tratamiento común que se realiza en los casos de fimosis, tanto como prevención o como curación.

Además de la circuncisión total, incisiones parciales también se pueden realizar en el prepucio para aumentar la retracción.

Sin embargo, según un estudio publicado del Real Colegio de Cirujanos de Inglaterra en 1989, muchas circuncisiones innecesarias, se realizan cada año en los niños pequeños.

El prepucio del pene no debe ser completamente retráctil en muchos varones hasta la adolescencia o edad adulta temprana, y sin embargo, en muchos niños menores de 5 años se realiza la circuncisión para prevenir la fimosis.

Si usted es menor de 18 años, siempre es mejor esperar hasta la edad adulta antes de buscar tratamientos quirúrgicos, porque el prepucio se desarrolla de manera diferente en cada uno.

Medicamentos utilizados:

En un ensayo aleatorizado, publicado en la Revista Brasileña Internacional de Urología en el año 2011, los investigadores trataron 220 niños que padecían fimosis con dos medicamentos: betametasona y hialuronidasa.

Después de dos meses, los niños que recibieron una combinación de betametasona y hialuronidasa, mejoraron en un 54%, mientras que los que sólo fueron tratados con betametasona mejoraron en un 40%. Ambos tratamientos fueron más eficaces que el placebo, así también seguros y bien tolerados por los sujetos.

Fimosis: Tratamiento en casa 

Para aquellos que quieran evitar la cirugía o los medicamentos recetados para la fimosis, muchos médicos recomiendan un plan de tratamiento conservador que implica estirar manualmente el prepucio.

Con el tiempo esto extiende suavemente la piel, y mejora la elasticidad de los tejidos del prepucio. Tenga cuidado, ya que el tratamiento áspero puede provoca la rotura de la piel y cicatrices.


No hay comentarios:

Publicar un comentario