La Hepatitis B Virus, como protegernos y tratamiento

¿Qué es la hepatitis B?


La palabra hepatitis significa "inflamación del hígado".


La hepatitis B es un virus de transmisión sexual, que puede provocar, insuficiencia hepática, enfermedades en el hígado como la cirrosis y cáncer de hígado.


A nivel mundial, la hepatitis B es muy común. La hepatitis B es incurable, pero existe una vacuna y la mayoría de las infecciones se resuelven por sí solas.

Una gran parte de las personas, no presentan señales de una infección, por estas razones, muchas personas que están infectadas con hepatitis B pueden no saberlo y transmitir la enfermedad. La infección por hepatitis B puede ser de un corto plazo y se denomina infección "aguda" o a un largo plazo la "crónica".

Si una persona se infecta con la hepatitis B, se dice que tiene una infección "aguda".


hepatitis b-tratamiento
Hepatitis B
Durante este tiempo, una persona puede o no, tener síntomas. 

Los síntomas son pocos o muy leves, son similares a los síntomas "gripales" o en casos raros pueden tener síntomas muy graves que requieren atención médica, como ictericia (piel y ojos amarillos), dolor abdominal, erupción cutánea o dolor.

Durante una infección aguda, que puede durar hasta seis meses, una persona puede transmitir el virus a otras. 

Alrededor del 90 por ciento de los adultos, se recuperará de la fase aguda a los pocos meses de la infección, ya que sus cuerpos desarrollan inmunidad al virus y luchan contra la infección.

Estas personas no desarrollarán hepatitis "crónica". Sus síntomas desaparecen (si los tienen), y ya no serán capaces de transmitir el virus a otras personas y por lo general no tienen efectos a largo plazo de la infección.

Para otros, su cuerpo no será capaz de luchar contra el virus, y desarrollarán hepatitis "crónica", que es una infección crónica del hígado. Estas personas se llaman "portadores crónicos" y pueden transmitir la infección por toda la vida.

Una persona tiene hepatitis B "crónica", si la infección persiste por más de 6 meses.

Casi 400 millones de habitantes en todo el mundo, luchan a largo plazo contra la  infección de la hepatitis B. La hepatitis B crónica puede durar toda la vida, sin embargo una persona infectada puede no tener síntomas. Si se presentan síntomas o no, esta persona puede transmitir activamente la enfermedad a otras personas.

Los bebés pueden contraer el virus de la hepatitis B durante el parto, y casi siempre se desarrolla en hepatitis crónica.

Las personas con una infección crónica de la hepatitis, pueden desarrollar daño hepático grave con el tiempo. Los infectados con Hepatitis B crónica, tienen un mayor riesgo de sufrir insuficiencia hepática y las enfermedades del hígado como cirrosis y el cáncer de hígado. En algunos casos, las complicaciones de daños en el hígado puede producir la muerte.

¿Cómo se contrae la hepatitis B?


-La hepatitis B es una infestación de transmisión sexual y puede transmitirse a través del sexo anal, vaginal u oral con una persona infectada.

-Puede contagiarse de una mama infectada, a su hijo durante el parto.


-También es posible contagiarse a través del contacto de sangre con sangre, como compartir agujas para el consumo de drogas, o por compartir artículos personales como maquinillas de afeitar o cepillos de dientes que han entrado en contacto con sangre infectada.



Como prevenir la infección por Hepatitis B


-Si está en riesgo de contraer el virus, consulte a su profesional de la salud acerca de cómo obtener la vacuna contra la hepatitis B.

-Practicar la abstinencia o el sexo seguro usando condones.

-Nunca comparta artículos personales como maquinillas de afeitar o cepillos de dientes con una persona infectada.

-Evite las actividades que podrían causar que usted sea expuesto a sangre o semen infectado.

-Nunca comparta agujas para la inyección de drogas

Los Síntomas de la hepatitis B


En muchas infecciones agudas y crónicas, la persona infectada no tiene síntomas.

Estos casos pueden pasar completamente desapercibidos, o inadvertidos durante un largo período de tiempo después de la infección. Los síntomas de la hepatitis aguda suelen ser leves y pueden confundirse con la gripe. 

Estos incluyen:

Fatiga, dolor en las articulaciones, dolor en la zona del estómago, pérdida del apetito, náuseas y una sensación general de enfermedad. En algunos casos, la hepatitis B también puede causar ictericia, que es un signo de problemas hepáticos.

Al principio, muchas personas con infecciones crónicas de hepatitis B no tienen síntomas, sin embargo, una infección crónica puede causar cicatrización grave del hígado, y las enfermedades del hígado a veces fatales.

Las personas que están infectadas con el virus y que no presentan síntomas, pueden transmitir la infección a otros. El beber alcohol, puede acelerar la destrucción del hígado en personas con hepatitis.

Para aquellos que muestran síntomas de la infección, estos síntomas suelen aparecer dentro de los 45 a 180 días de la infección.

Pruebas: La infección por hepatitis B se puede probar con una prueba de sangre.

Tratamiento: Hay algunos tratamientos disponibles para las infecciones de hepatitis B crónica, que ayudan a controlar la propagación del virus. Sin embargo, no se recomiendan los medicamentos para todos.

¿Que pasa si la Hepatitis B no se trata?


-La hepatitis B puede causar daños permanentes en el hígado, incluyendo cirrosis del hígado, cáncer de hígado o insuficiencia hepática.

-Las mujeres embarazadas que tienen el virus pueden transmitírselo a sus bebés durante el parto, sin embargo, no existe un tratamiento que pueda ayudar a prevenir la transmisión de la madre infectada.


En algunos países, las mujeres embarazadas son rutinariamente sometidas a pruebas para la infección por hepatitis B antes de dar a luz.

-Las personas con sistemas inmunitarios debilitados debido a la infección por el VIH, tienen un riesgo mucho más alto de desarrollar una infección crónica de hepatitis

Acerca de la vacuna: Prevenir la hepatitis B


La vacuna contra la hepatitis B funciona "engañando" al cuerpo haciéndole creer que tiene hepatitis B. La vacuna no es un virus y no le hará daño, pero su cuerpo  "vera" la vacuna exactamente igual que el virus de la hepatitis B.

Debido a que su cuerpo piensa que un virus la invade, construirá las defensas para tratar de combatirlo.

Para ello, el cuerpo produce células especiales, construidas con el propósito específico de luchar contra la hepatitis B. Su cuerpo seguirá produciendo estas defensas mucho después de que la vacuna se ha ido.

De esta manera, si alguna vez tiene el virus real de la hepatitis B, usted tendra las defensas listas, y será capaz de luchar contra el virus antes de que se establezca en su cuerpo.

La vacuna también se puede recomendar para:

-Las personas que están en alto riesgo, como las personas que tienen muchas parejas sexuales y hombres que tienen sexo con hombres
-Personas que comparten agujas

-Personas que trabajan en ambientes donde pueden estar en contacto con sangre contaminada o fluidos corporales, y las personas que requieren ciertas transfusiones de sangre o procedimientos

con una persona cuya pareja tiene hepatitis B
-Las personas que tienen ciertas enfermedades hepáticas.

¿Qué decirle a su pareja?

Para una pareja actual y es diagnosticado con una infección aguda o crónica de hepatitis B, debe ser honesto y pedirle que su pareja se realice la prueba.

Recuerde que la gran mayoría de los adultos infectados por el virus de la hepatitis B, no se desarrolla en una infección crónica. 

Sin embargo, también hay una posibilidad de que desarrolle una infección aguda grave o una infección crónica. Por lo tanto, debe ser honesto y decirle a su pareja, explicar los riesgos y la posibilidad de ofrecer a acompañarlo para la prueba.

Si el análisis determina que su pareja nunca ha sido infectado con la hepatitis B, él o ella no tendrá inmunidad contra el virus de la hepatitis B. En este caso, es imprecidible ser vacunado para crear las defensas necesarias por el profesional de la salud para la hepatitis B .

Hable con su médico acerca de la vacuna, los métodos de sexo seguro como preservativos, y las maneras de reducir el riesgo de transmisión.

¿Cuándo puedo volver a tener una vida intima con relaciones sexuales?

Usted puede volver tener relaciones sexuales después de que un caso agudo desaparezca y ya no sea infeccioso. Recuerde, que usted todavía puede ser infeccioso, incluso si no tiene síntomas.

Tendrá que ver a un profesional de la salud para las pruebas y asegurarse de que la infección haya desaparecido. Como siempre, usted debe practicar relaciones intimas seguras para reducir el riesgo de transmisión de la hepatitis B u otras infecciones de transmisión sexual.

Si tiene una infección crónica de la hepatitis B, consulte a un profesional de la salud antes de tener relaciones sexuales. Si ya ha tenido relaciones, su pareja o parejas, deben realizarse una prueba. Debe usar condones para tratar de prevenir el riesgo de transmisión.

Comentarios